viernes, 14 de mayo de 2010

Ubicación geográfica:

La población autóctona distribuida entre el rio Copiapó y el Biobío quedo sometida tempranamente y debió someterse a las exigencias de los españoles y los criollos. Integrada al régimen de las encomiendas y organizaban en pueblos o comunidades con tierras, quedo bajo estrecha vigilancia.
La acelerada disminución de los indios y la mezcla con los blancos restaron importancia a la población autóctona. Vivía fundamentalmente en el campo, tan incorporada a la cultura de los dominadores que llego a olvidar por completo su idioma. Hacia fines de la colonia los pueblos indígenas eran insignificante y prácticamente no había indios puros.
Al sur del Biobío se mantenían libres los araucanos, también reducidos en cantidad y afectados por un mestizaje, aunque de manera menos intensa. Los Huilliches de la región de Valdivia y Osorno se encontraban en una relativa independencia, mientras los de Chiloé, incorporados a las encomiendas, denotaban todos los efectos del contacto con la sociedad hispano criolla.


· Variación en la ocupación :

La gran rebelión indígena con que se inicio la colonia y el despueble de las ciudades situadas al sur del Biobío, origino una redistribución de la población.
Los fugitivos del sur se situaron en la Depresión intermedia desde la región del Maule al norte. Reducido así el espacio de la ocupación, la vida se concentro en un territorio menor.
La ciudad de Valdivia, que fue una de las abandonadas, fue repoblada por orden del virrey del Perú al promediar el siglo XVII, procediéndose a fortificar la boca del rio para evitar que los extranjero pudieses establecerse allí. Mucho más tarde, a fines del siglo XVIII, el gobernador de chile, don Ambrosio O’Higgins, hizo refundar Osorno creando una colonia para ese efecto.Finalmente, también se ocuparon las islas de Juan Fernández para evitar que naves extranjeras recalcen a proveerse de aguas y alimentos.


· El espacio marítimo :

La preocupación por el mar, que fue escasa, estuvo sujeta a las variaciones del comercio y la piratería.
A fines del siglo XVI, piratas y corsarios ingleses cruzaron el estrecho de Magallanes y efectuaron Algunas correrías de poca importancia en la costa chilena. Entre ellos figuro, en primer lugar, Francis Drake.
En el siglo XVIII la ruta del Cabo de Hornos se transformo en la vía de comercio y del contrabando. La autorización para comerciar directamente con los puertos españoles origino una afluencia regular de naves por aquellos mares tormentosos. Y en lugar de piratas llegaron comerciantes y contrabandistas franceses, ingleses y norteamericanos, que tocaban en puertos y caletas de las colonias españolas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada